Las educación a distancia en tiempos de COVID

Actualizado: 16 de oct de 2020


Hoy en día, las circunstancias nos han llevado a quedarnos en casa, pero el quedarnos aquí no quiere decir que dejamos a un lado nuestras labores diarias, como las escolares.

Hoy en día, las circunstancias han obligado a muchos de nosotros, a quedarnos en casa, pero eso no quiere decir que dejamos a un lado nuestras actividades diarias, como las laborales o las escolares.


Somos muchísimas personas las que estamos trabajando y/o tomando clases remotamente, nos conectamos a cierta hora al ordenador para tomar una clase virtual en zoom o alguna de estas aplicaciones, algunos con buena señal WiFi y otros no tanto.


Nos sentamos en nuestra cama, sofá o escritorio, con nuestro cuaderno a un lado o la pestaña de word abierta y nos ponemos a escuchar al profesor que desde su casa nos trata de explicar como usar algunas fórmulas matemáticas o que paso en el Porfiriato, por mencionar algunos temas.


Termina la clase virtual y si, nos quedamos con algunos aprendizajes de lo que explicó el profesor, pero, ¿realmente entendimos todo? Yo entendí algo, pero, ¿mis compañeros habrán entendido lo mismo? o mejor dicho ¿Habrán entendido algo? ¿Aprendí lo que tenía que aprender?


No solo las clases pueden ser un problema, algunos profesores han optado por usar diferentes programas y aplicaciones, los cuales, en algunas ocasiones no funcionan debidamente por culpa de la conección a internet o algún problema de programación, lo cual lleva al alumno a frustrarse, estresarse y querer mandar todo por un tubo y en muchas ocasiones esto lleva a no aprender debidamente.


A esto, podemos añadir que a varios les han dejado ejercicios para hacer en casa, sobre los que entienden muy poco o nulamente, el resolverlos no es muy fácil y no sabes si lo hiciste bien. Todo esto suena frustrante, lo sé.


Te puede interesar: ¿Cómo evitar distraerse con facilidad?


Las clases virtuales las llevamos desde alumnos de preescolar, hasta alumnos de maestría y creo que todos nos deberíamos hacer las siguiente preguntas: ¿Es de calidad la educación que estoy recibiendo? ¿Mi hermanito de 7 años que está en segundo de primaria estará aprendiendo bien? ¿Qué tan útil para nosotros es la educación a distancia que estamos tomando?


La situación no solo es complicada para el alumno, sino también para el profesor, ya que, al estar a la distancia, no tiene el mismo control sobre el gru