3 experimentos científicos para potenciar la curiosidad

Actualizado: 16 de oct de 2020


La capacidad de asombro que tienen los niños es la misma que los convierte en potenciales científicos.

La capacidad de asombro que tienen los niños es la misma que los convierte en potenciales científicos. En los siguientes experimentos encontrarás una manera divertida para que tus hijos aprendan que incluso los fenómenos más pequeños o extraños pueden ser entendidos a través de la ciencia, además de que pasarán un rato entretenido en familia.


Un billete que no se quema

Este experimento muestra cómo dos sustancias (agua y alcohol) tienen un punto de combustión diferente.


Materiales:

1 vaso con agua

1 vaso con etanol (alcohol de farmacia)

1 vaso vacío

3 trozos de papel 'tamaño billete'

1 billete

Una pizca de sal

Unas pinzas de cocina

Mechero

Supervisión adulta


1 Sujeta un trozo de papel con las pinzas, mojalo en el vaso de agua e intenta prenderle fuego con el mechero. Lo que sucede es que el papel no prende porque el agua no permite que llegue a la temperatura de combustión.


2 Ahora repite el procedimiento del paso anterior, pero también sumerge el papel en el vaso de etanol. Al prender el papel el etanol empezará a arder, pero el agua seguirá protegiendo de que el papel se queme, esto se debe a que el etanol tiene una temperatura de combustión menor al agua.


3 Haz una mezcla al 50% de agua y alcohol y añádele una pizca de sal (para que la llamarada sea más naranja y más vistosa). Impregna el billete de