Mis primeras lecciones corriendo

Hace cinco años empecé a correr. Error, lo anterior es una mentira. Desde el año de haber nacido empecé a correr, hace cinco años empecé entrenar. Correr, es uno de los primeros hitos de desarrollo de cualquier animal, es aquella habilidad que nos va a permitir huir del peligro, movilizar a la manada y cazar a nuestras presas.


Correr ha sido sinónimo de supervivencia desde el inicio de la vida tal cual la conocemos. Hace cinco años empecé entrenar cómo correr.


En otra entrada te contaré la forma tan extraña por la cual decidí empezar a hacerlo: una serendipia más de la vida. Mientras tanto, hoy te comparto los 7 pequeños aprendizajes que obtuve a partir de que empecé ésta travesía... y que si te sumas al club de los corredores, los necesitarás.


1. La paciencia como virtud


Sobre todo aquellas personas que alguna vez han lesionado, me entenderán a qué me refiero. Éste deporte es de poco a poco, pasito a pasito (como diría mi amigo Luis Fonsi). No se puede esperar un día levantarse y correr un maratón completo, es necesario empezar lentamente y ser paciente con tu progreso, es decir, que tu cuerpo se vaya acostumbrando al ejercicio que está realizando y con el tiempo vayas mejorando. Las mejoras son lentas pero empezarás a notar las desde los primeros entrenamientos.


2. Prepárate y deja ir


Correr es un deporte de semanas, meses... inclusive años. Muchas veces nos genera mucho estrés la velocidad a la que corremos o los kilómetros que recorremos. También nos puede generar ansiedad el sentir que los resultados que estamos obteniendo no son equiparables a nuestro esfuerzo/entrenamiento.


Por esta razón, mi recomendación es entrenar lo mejor posible, rodearte de profesionales, tener un muy buen equipo, y encontrar tu por qué/para qué haces esto. Con ello, cuando llegue el día de poner a prueba tu avance no te estresarás y correrás para disfrutar sin expectativa alguna.


3. La situación cambia


No todos los días, nuestras carreras o los terrenos son iguales. Así como en la vida hay tiempos buenos y terribles, aplica la misma regla en este deporte. Éstos son procesos que llevan tiempo, evalúa tu mejora en lapsos de tiempo, no comparando una carrera con la otra. Al igual que en el día a día los momentos malos (las carreras malas) eventualmente pasarán.


4. Mente sobre cuerpo


Algo que me fascina de este deporte, es la importancia que tiene la mente sobre el mismo. Muchas veces creemos que los mejores corredores son aquellos que tienen las piernas más musculosas o mejor entrenadas. En la realidad los mejores corredores son también aquellos que tienen la mente entrenada para seguir corriendo.


Hacer las paces con el dolor, con el cansancio, el sudor y la incomodidad se hace entrenando la mente, no al cuerpo. A la hora de correr… La mente manda.


También te puede interesar: 10 formas de mejorar tu vida sin mucho esfuerzo (Parte 1)


5. No te compares


Vivimos en una era con exceso de información, haciendo esta tarea casi imposible. Siempre habrá quien corra más rápido, más kilómetros o más días. Pero este deporte es individual: tú vs el asfalto. No hay nadie más. Si alguien más va entrar a esta ecuación será para asesorarte, acompañarte, echarte porras o esperarte en la meta. Compárate contigo mismo, con tus versiones del pasado, con tus carreras pasadas pero nunca con alguien más.


Disfruta tus kilómetros: corre por ti.


6. No te lo tomes tan en serio


El día que vayas una carrera, entenderás que aquellos que ganaron en este deporte son aquellos que no se lo tomaron tan en serio. Es aquel que corre con más de 200 peluches encima, el que corre disfrazado, el que va con su bocina con cumbias a todo volumen, y aquel que va gritando porras y chistes para sus colegas corredores. Si logras disfrutar tus kilómetros: no habrá quien te detenga.


7. No te detengas


Más cuando estamos empezando, es normal que nos rindamos cuando se pone difícil.


Cuando logras sobrepasar ese primer obstáculo, todo lo demás lo sentirás de bajada. Correr Me enseñó que la recompensa más valiosa es seguir corriendo, a pesar del dolor, sudor, lágrimas, incomodidad, calor, cansancio… A pesar de todo.


Ahora que ya tienes el manual básico para sumarte al club de corredores... espero que me arrobes a mí y a dédalo méxico en tus historias de instagram para seguir tu progreso:


Espero que nos veamos/conozcamos: En la meta de alguna carrera.

 

Por: Lecu (o Santiago Lecumberri)

Líder fundador y maestro Jedi de Dédalo, más idealista que emprendedor, Licenciado en Psicología, Maestro en Desarrollo Empresarial, Educación y Psicoterapia Familiar, nunca deja de estudiar, a menos que sea para jugar -juega mucho-, experto en mazapanes y nieve de limón, ganó en preescolar como el mejor artista del salon Kinder 2 Rojo.


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo