El joven que no hizo tarea por seis semanas

Hace un par de meses quería regresar a la escuela solo para comprobar si las clases virtuales o el homeschooling eran tan pesado y fastidioso como decían. Pues resulta que el cielo me escuchó y de cierta manera me tocó vivir esa experiencia.


El viernes recibí una llamada de mi sobrino de 14 años—quien ya se encuentra en segundo de secundaria—para pedirme ayuda con su tarea de matemáticas. Después de explicarme por unos minutos su tarea, quedamos que, al salir de mi trabajo, me pasaría a su casa para ayudarle.


Mi sorpresa fue que, al llegar a su casa, mi sobrino empezó a enseñarme todo lo pendiente, pues resulta que el joven no había hecho tarea de matemáticas en seis semanas. ¡SEIS SEMANAS!, ¿Puedes creerlo? Pues yo no…


Por mi mente pasaron dos ideas:

1. Darle el regañadón de su vida para que aprendiera la lección ó…

2. Ayudarle como el buen tío que soy.


¿Adivina qué decisión tomé? Exacto, llevar a cabo las dos ideas…


También te podría interesar: Este reto... puede cambiarte la vida ¿Aceptas?


Sabíamos que esa noche no dormiríamos temprano, así que nos mentalizamos para pasar muchas horas explicándole los temas y revisando que hiciera los ejercicios. Mi hermano nos llenó con un cargamento de hamburguesas, papas fritas, dulces y mucho azúcar para mantenernos despiertos.


Ahí andaba recordando que en la multiplicación de fracciones se multiplica el numerador por numerador, y denominador por denominador, y que en las divisiones eran multiplicaciones cruzadas. Volví a repasar álgebra para encontrar el valor de “X” y me topé con los temibles binomios y trinomios.


A cada rato tomábamos un descanso y yo aprovechaba para regañarlo y para decirle a Dios que me había equivocado por pedir regresar a la escuela para ver cómo eran las clases virtuales… ¿Quién en su sano juicio pide eso?


Nos llevó alrededor de 7 horas terminar los trabajos pendientes, ya no podíamos con el sueño ni con el cansancio, pero salimos victoriosos al subir todas las tareas a la plataforma.


También te podría interesar: ¡Colapso!24 hrs no son suficientes: El gran problema de no saber administrar tu tiempo.


Me despedí de mi sobrino, no sin antes darle la última regañada del día y entendí que las clases virtuales no son complicadas… Bueno no son tan complicadas, siempre y cuando estés en tiempo y forma con tus clases, trabajos y tareas pero eso ya queda en cada uno de los estudiantes que realmente quiera aprovecharlo.


Recuerda que entre más tiempo dejes pasar, se te acumularán las tareas, los trabajos y los ejercicios. Piensa siempre en la experiencia de mi sobrino cuando no quieras entregar una tarea y si tienes a algún conocido que le pasó lo mismo, envíale esto y deja que reflexione un poco.


Cuéntanos en Instagram @raulgutierrez4 y @dedalomexico tus experiencias en esto del homeschooling y tus consejos para no morir en el intento.





Por: Raúl Gutiérrez

Guerrero de Marca en Dédalo México. Licenciado en Economía Internacional por la Universidad Autónoma de Chihuahua. Amante de los libros y comprometido por fomentar la lectura. Fiel creyente de que en este mundo estamos para dejar una huella positiva.

Dédalo México@ 2020