Aprobé mis exámenes con estos consejos ¿Quieres conocerlos?

Los exámenes... ¡Qué horror! No sé si a ti te pase, pero al menos a mi, este tipo de evaluaciones se me hacen (además de aburridas) bastante tediosas y complicadas.


Durante los años que llevo como estudiante, en repetidas ocasiones me tocó que veía cosas súper sencillas en mis clases y cuando llegaba la hora del examen tenía preguntas como:


“Calcula la masa del sol sabiendo que una regla mide 30 cm”


¿No te pasa? Preguntas que en verdad carecen de sentido y que son súper difíciles de contestar.


Si algún maestro está leyendo esto, permítame decirle que aunque usted resolvió en 20 minutos el examen, es muy probable que a nosotros nos tome 2 horas contestarlo (y eso si bien nos va). Pero el día de hoy, eso se acabó.


Todas estas preguntas sin sentido se terminaron gracias a que empecé a seguir al pie de la letra estos consejos, y hoy, quiero que tú también empieces a aplicarlos para dejar impresionados a tus profesores de la manera tan rápida y correcta que contestarás tus exámenes:


1. Estudiar 24/7 JAMÁS será la solución:


Por mucho tiempo he escuchado a maestros, padres de familia e incluso estudiantes, decir: “Tienes que estudiar un chorro para esta materia”


Y la realidad, es otra. No necesitas estudiar demasiado, sino necesitas encontrar la manera de que lo poco que estudias sea lo más eficiente posible.


Ya sé, probablemente estés pensando: “Yo no quiero estudiar, estoy esperando un consejo que diga cómo aprobar sin estudiar” y lo tendrás, pero primero tienes que saber este.


No se trata de matarte estudiando la materia, se trata de encontrar la forma más padre y divertida para que tú la aprendas.


También te podría interesar: Cómo romperla virtualmente sin colapsar en el intento


Es importante que si vas a empezar a utilizar este consejo, primero realices un calendario con las horas que vas a destinar para estudiar, es decir, planifica tu estudio. Cuando haces eso, tu cerebro automáticamente se programa y dice: “Ok, tengo esta meta”


Algo que sucede en nuestro cerebro, es que, si tú haces esto y posteriormente, no lo cumples, tu cerebro pensará que fracasaste. Y cuando lo quieras volver a hacer, inconscientemente aparecerá ese pensamiento de “es que es muy difícil” “es que yo no puedo hacer eso”. Producto de una limitante que tú solo planteaste.


Por eso, intenta siempre cumplir con esas pequeñas metas que te estableces.


2. Realiza notas de cosas que te parezcan demasiado complicadas:


Este consejo, me salvó de reprobar mi examen de contabilidad.


Cuando escuchaba un concepto muy extraño o que no me quedara claro, lo que hacía era tomar un post-it y escribir el concepto, de manera que yo lo pudiera ver, leer y comprender mejor.


Luego de ello, coloqué todas esas notas en un lugar donde las pudiera ver constantemente, así, en dado caso de que la escuchara en la clase o estuviera haciendo la tarea y apareciera, pudiera voltear a esa nota y recordar lo que significaba.


Tarde o temprano, esos conceptos se vuelven de lo más sencillos.


3. Encuentra la manera en la que mejor aprendas:


Este es uno de los mejores consejos que pude recibir.


Debemos de entender que no todos aprendemos de la misma manera, hay gente que prefiere estar escuchando, gente que es muy visual y prefiere dibujar o escribir las cosas, gente que tenga que estar moviéndose para hacerlo…


En fin, hay muchas maneras de aprender y tú tienes que encontrar la tuya. Si ya sabes que eso de sentarte, leer conceptos y escribir en la libreta no te ayuda en nada ¿Por qué sigues haciéndolo?


También te podría interesar: El joven que no hizo tarea por seis semanas


Una de las cosas que yo hago y me ayudaron un montón es que, para ciertas materias o conceptos creé un ritmo pegajoso. Una oración o un pedazo de canción que estuve repitiendo hasta que se volvió costumbre cantar ese pedazo de canción y acordarme de los conceptos. (Y la verdad, ahora que intento cantar la canción normal, hay veces que en vez de seguir la letra normal, digo los conceptos que me aprendí con esa canción)


No es difícil encontrar esa forma, sólo atrévete a intentar cosas nuevas.


4. Antes del examen, confía en ti mismo y convierte esos nervios en emoción:


Antes de que realices ese examen que tanto miedo te da, intenta “darte ánimos a ti mismo”. Genera confianza de lo que ya sabes (te preparaste para esto, ¿Por qué dudar?).


Algo que yo hago, es poner mi canción favorita, una que me motive o que me de mucha energía, y cantarla a todo volumen mientras bailo. Esto me permite olvidarme de ese estrés que tengo por ese examen importante. Y al final, como consecuencia de esa emoción que genero, ese nerviosismo que antes tenía, simplemente ha desaparecido.


Ahora sí estoy lista para romperla en el examen.


Si tú eres de esos estudiantes que está cansado de que le vaya mal en los exámenes, espero que empieces a aplicar todos estos consejos porque sin lugar a dudas en tu próximo examen tendrás éxito.


Recuerda que ser un buen estudiante no significa obtener la calificación más alta (un número no te define) , sino comprender bien todas las cosas que ves, para que, si más adelante lo tienes que aplicar, lo puedas hacer sin problemas.


¿Estás listo para romperla en este cierre de semestre?





Por: Alejandra Mendívil Garza

Guerrera de Marca en Dédalo México. Estudiante de Ingeniería Industrial de la Universidad de las Américas de Puebla. Creo en una sociedad más humana y mejor preparada. Interesada en la optimización de procesos públicos, educativos y proyectos en pro al medio ambiente.


129 vistas0 comentarios

Dédalo México@ 2020