Secretos para el uso de la creatividad en tu vida diaria

La vida es como una montaña rusa: algunas veces tenemos subidas bastante lentas y largas, bajadas que nos llenan de miedo e inseguridad, curvas cerradas que nos hacen cambiar la dirección o giros de 360º que pueden asimilarse a los cambios grandes en nuestras vidas. La vida no es un camino recto y, aunque muchos podrían decir que esto es algo negativo, creo que precisamente son esas subidas, bajadas y curvas las que nos hacen crecer, aprender, innovar y encontrar la mejor versión de nosotros mismos.


Debemos de comprender que “los problemas” que surgen en esta montaña rusa, sólo son pequeños obstáculos (no son el fin de la vía como muchos piensan) y es importante generar distintas formas para resolverlos.


En mi vida, he tenido que buscar soluciones para resolver problemas y he mejorado poco a poco al hacerlo, antes de lograrlo, me cuestionaba constantemente: ¿Qué hago yo para resolver un problema? ¿Sigo algún patrón al construir ideas? ¿Tengo algún método en específico?


Por esto decidí estructurar lo que hago cada que se me presenta un problema, y una vez que lo establecí fue más sencillo hacerlo. La verdad, toma bastante tiempo darte cuenta de lo que haces y sigues en estas situaciones para salir adelante, por esto, hoy te quiero compartir “Los 7 de pasos de mi método creativo.”


Paso 1: Entiende el objetivo.

Investiga sobre la problemática que buscas resolver, entiende de dónde viene y empápate de la mayor cantidad de información posible. Después, define de manera puntual:

• La necesidad que buscas cubrir.

• Los retos que hay o que tienes.

• Tus objetivos al crear una solución.


Paso 2: Genera opciones.

No todo lo que vamos hacer surge de la nada y no siempre vamos a contar con ideas cada que decidamos hacer algo, tenemos que motivar a nuestro pensamiento a generar diversas opciones sin “quebrarnos” la cabeza y sin estar atorados en este problema.

Realiza un proceso, te recomiendo que generes una lluvia de ideas para determinar las posibles soluciones que tengas. Anota todo lo que se te ocurra, esas ideas pueden detonar otras, y recuerda:

No hay ideas tontas, hay tontos sin ideas


Paso 3: Ve referencias.

Investiga y entiende las soluciones ya existentes dentro de este ámbito. Reflexiona cuáles son las ventajas y las desventajas de las soluciones ya existentes. Y compararlas con tu lluvia de ideas. Piensa, ¿Alguna de tus ideas cubre lo que las existentes no?


Paso 4: Elige una idea.

Selecciona aquella que llamó más tu atención y que cubre las necesidades que las soluciones existentes no. Estructura la idea (paso por paso, se súper específico) y define los detalles que giren entorno a ella.


Paso 5: Filtra la idea.

Deja que pasen unas horas y luego analiza de nuevo la idea de manera externa. Olvídate de que tú la escribiste, sé lo más crítico posible con tu propio trabajo y obsérvalo desde varias perspectivas. Esto te permitirá ver esos puntos a favor y los puntos de mejora que existen en tus trabajos, está bien equivocarse, no pienses que por corregir, tu idea está mal, haz las modificaciones necesarias para que esté impecable.


Paso 6: Busca tus recursos

Determina lo que necesitas para hacer tu idea realidad. Si no puedes adquirir un recurso, piensa en una manera de sustituirlo o conseguirlo.Es importante que tomes en cuenta que no siempre puedes o debes de tener todo para empezar, busca cómo iniciar con lo que ya tienes, que eso no te detenga.


Paso 7: Haz la IDEA.

Haz un plan general, con metas a corto/largo plazo, es decir, un plan que incluya lo que esperas realizar y en cuanto tiempo lo lograrás. Sé disciplinado y ordenado, trabaja constantemente para que sí puedas realizar tu idea y no solo se quede en papel, esto te permitirá no aplazarlo y que al final llegues a tu objetivo esperado.

Te recomiendo que antes de tener tu solución final hagas varias pruebas por medio de un prototipo y pidas retroalimentación a otros. Finalmente, haz tu idea con los recursos que terminaste o con los que decidiste ocupar.


Ojo, recuerda permitirte hacer cambios durante el proceso de tu idea original. Estos cambios son los que permitirán crear una mejor versión de ella y, por consiguiente, una mejor versión de los resultados.


Sé que es un proceso largo que muchas veces puede desmotivarnos, pero no te rindas, todo ese trabajo duro dará resultados que incluso te sorprenderán. Ten en cuenta que estas no son reglas que tengas que seguir al pie de la letra, solo son recomendaciones que yo tengo según mi experiencia. Siéntete en la libertad de modificarlas o aplicarlas a tu gusto.


Y recuerda que todos somos creativos. Si crees que no lo eres, puedes realizar ejercicios para desarrollar tu creatividad, confía en mí, ya la tienes. Ahora que te he compartido esto, te daré un último consejo que seguro es el empujón que necesitas:

¡Atrévete a crear!


Referencias:

- Brown, T. (2008). “Design Thinking”. Harvard Business Review. pp.84-92.

- Mora, D. (2020). “El método para tener ideas creativas”. Monstruos del Diseño.

Por: Ana Sofía González Alcauter

Guerrera de Magia en Dédalo México. Estudiante de Bachillerato Internacional en la Preparatoria del Tec de Monterrey Campus Ciudad de México. Creo en la generación de un cambio en nuestro entorno por medio de nuestras acciones diarias. Interesada en la creación de proyectos que transformen la educación de México.

Dédalo México@ 2020