top of page

¿Responsabilidad afectiva?

Si bien el concepto surge en los años ochenta, se trata de un término que recientemente comenzó a resignificarse y estudiarse. Se aplica en todas las relaciones, estos vínculos se basan en las emociones de los integrantes, la comunicación y el respeto de ellas.


El cuidado, respeto, empatía son conceptos que se relacionan directamente con la responsabilidad afectiva y no sólo en relaciones que implican una jerarquía entre las partes ejemplo de ello es la que existe entre padres e hijos, pero también en las relaciones de pares (sexo-afectivas).


¿Pero qué es?


De acuerdo con la Real Academia Española, la responsabilidad se define como la “Capacidad existente en todo sujeto activo de derecho para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente”.


Por ello la responsabilidad afectiva se basa en el consenso, cuidado y diálogo sobre los sentimientos y emociones que surgen en una relación de cualquier naturaleza.


Cuidar implica escuchar al otro y acompañarlo teniendo en cuenta sus emociones.


Tips para tener responsabilidad afectiva



1. Comunicación

Manteniendo una comunicación afectiva, en la que se hable de manera directa, clara y honesta, será más fácil solucionar, prevenir y superar conflictos.


2. Negociación


Estableciendo acuerdos, mediante el dialogo se pueden construir los cimientos de la relación, lo que se permite y lo que no.


3. Empatía


Se debe ser empático, no solo pensar en el bienestar de uno, si no considerar a la otra persona.


Debemos tener en mente que cualquier palabra y acción producirán una reacción en la otra persona, por ello, es indispensable ser empático y detenerse a pensar si lo que estamos haciendo afecta a otros.


4. Consideración


Se debe tener claro que en cualquier relación habrá complicaciones y no por ello podemos desaparecer, debemos actuar con responsabilidad y afrontar las situaciones.


La responsabilidad afectiva no se trata de conducirse de manera perfecta, en su lugar se busca actuar con empatía y respeto, de establecer acuerdos con el objetivo de respetar a la otra persona para que en caso de tener conflictos en las relaciones puedan ser responsables de las consecuencias, siempre buscando una solución positiva para los involucrados.


¿Qué no es responsabilidad afectiva?


1. El ocultar nuestros sentimientos por no lastimar a la otra persona.


2. El limitar a la otra persona en la manera en que expresa sus emociones o hacer sentir que sus emociones no son válidas.


3. Romper los acuerdos que se establecieron o no ser lo suficientemente claro en ellos.


4. Ilusionar a la otra persona cuando nosotros no queremos compromiso.


5. Esperar que la otra persona adivine nuestros sentimientos y/o necesidades.


La responsabilidad afectiva también implica hacerse cargo de nuestros propios sentimientos, de la manera de expresarlos y considerar que los vínculos que se establecen con las demás personas deben mantener un cuidado mutuo.


Siendo responsables emocionalmente logramos generar vínculos sanos y duraderos.

Deseo que esta entrada te haya sido de utilidad, recuerda ser responsable con tus emociones y con las de los demás, esto puede llevar su tiempo, pero adivina, aquí estaremos para ayudarte.


¡Te esperamos en la próxima!


 

Escrito por: Belén Pérez

Voluntaria Digital. Licenciada en Administración educativa por la Universidad Pedagógica Nacional. Creo en la educación como herramienta para transformar el mundo. Amante de los perritos, los chocolates y la naturaleza.

41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page