top of page

Mi secreto para transformar la tristeza

A lo largo de estos muchos, muchos, pero muchos meses de pandemia, creo que absolutamente todos hemos tenido momentos difíciles dónde hemos estado tristes, aburridos, desesperados, en los cuales hemos sentido a la ansiedad o la depresión tocando la puerta o entrando por la ventana.


De igual manera, encontramos diferentes formas de lidiar con esas emociones: vemos a quienes se volvieron adictos a redes sociales, ver series, tomar cursos en línea, hacer ejercicio en casa, convertirse en la señora de las plantas, o aprenderte absolutamente todas las coreografías de TikTok. En esta ocasión, te quiero compartir cómo logré transformar mi tristeza.


Si me conocieras... sabrías que me gusta investigar sobre todo lo que hago, soy muy clavado cuando quiero empezar a hacer algo nuevo, además de encontrar los beneficios de mis actividades y buscar las mejores actividades para cumplir los objetivos que me proponga, es por eso que consideré útil compartirte esta información: porque son hábitos que está comprobado que sirven para reducir o suprimir la tristeza.


Hacer ejercicio


Sé que suena a algo que ya sabes, pero el ejercicio ayuda mucho a trabajar tu tristeza, desde que nos echa la mano a cansar el cuerpo y la mente, hasta que está comprobado que al hacerlo secretamos una hormona llamada endorfina la cual es una morfina natural, es decir: nos sirve para aliviar el dolor (físico y mental) y anti-ansiedad (ansiolítico).


Además, algo que me ayudó bastante, -porque soy un poquito competitivo– es ponerme metas constantes a mi mismo. En mi caso, que me gusta correr, me pongo objetivos cómo cada vez más kilómetros, o ir más rápido. Pronto espero escribirles y compartir un poco mi experiencia de correr.


Regular mi sueño


El cuerpo es quien nos transporta y nos aguanta, quien nos permite lograr todo cuanto pretendemos y nos sigue el juego en todas nuestras aventuras: ¡hay que cuidarlo! Una de las cosas más importantes es tener una buena higiene de sueño, que va desde contar con un horario de sueño (establecido) diariamente, tener un ambiente correcto para dormir, tratar de comer nuestra última comida al menos 3 horas antes de acostarse y alejarse de la computadora o celular para descansar.


Que tu cuerpo tenga una rutina, tanto de sueño cómo de alimentación, hace que le de sentido a tus días. Con ello, poco a poco tu mente se libere de algunas preocupaciones porque tu rutina ya te va dando algunas respuestas.


Cuidar plantas nuevas


Desarrollar el sentido de "ser responsable", implica no sólo cuidar de nosotros mismos. Además de eso, también tenemos que preocuparnos de lo qué y de quiénes nos rodean.


Si por alguna razón no tienes mascotas (o no puedes tenerlas) las plantas son una gran opción. Nos dan un poco de propósito por el sentido de responsabilidad y sentir que depende totalmente de nosotros que ellas sobrevivan.


Existen muchas opciones con las que puedes iniciar e ir aprendiendo cómo cuidarlas (recuerda no sentirte mal porque se te mueran): para tu dormitorio, te podría recomendar las suculentas o los cactus, ya que decoran muy bien y prácticamente no necesitan cuidado. En cambio, para zonas comunes, las espadas de San Jorge o lenguas de suegras lucen mucho, además son prácticamente indestructibles.


Dibujar o pintar


Permitir que toda tu tristeza se convierta en arte, creo que es de lo más bello que puedes lograr. En mi caso, esta pandemia representó muchos y muchos dibujos de girasoles, intente dibujarlos repetidas veces para ver cómo iba mejorando, de hecho en mis historias destacadas de Instagram, puedes ver todo el proceso.


El dibujar, así cómo la atención plena en lo que plasmas en el papel y los colores que vas utilizando, nos va a ayudar a dejar ir algunas emociones que teníamos "estancadas" dejándolas en el papel. Además, que como resultado tienes un dibujo hecho con todas las emociones que traías encima. Al final... ¿para eso es el arte, no?


Toma o deja estos consejos, pero algo te puedo asegurar: mis secretos transforman mi realidad. ¿Tú transformarás la tuya?

 

Por: Lecu (o Santiago Lecumberri)

Líder fundador y maestro Jedi de Dédalo, más idealista que emprendedor, Licenciado en Psicología, Maestro en Desarrollo Empresarial, Educación y Psicoterapia Familiar, nunca deja de estudiar, a menos que sea para jugar -juega mucho-, experto en mazapanes y nieve de limón, ganó en preescolar como el mejor artista del salon Kinder 2 Rojo


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page