La importancia de tus pensamientos

¿Alguna vez has escuchado sobre la teoría de Masaru Emoto sobre los mensajes del agua? De no ser así, te cuento. Él nos plantea que los cristales del agua se modifican dependiendo de los pensamientos que le des o las palabras que le digas. Realizó un experimento en el que puso agua del mismo lugar en varios recipientes y a cada uno se le dijeron frases con intenciones diferentes como te amo, te odio y gracias, así como también experimentó poniendo diferente tipo de música. Con esto encontró que los cristales formados con el agua a la que se le expresó gratitud y amor eran simétricos y hermosos; pero, el agua a la que se manifestaron intenciones de odio, rencor o pensamientos negativos, no formó cristales completos o ni siquiera llegó a formar fragmentos de estos.


Él sostiene que nosotros al ser un promedio de 55% a 60% agua, alteramos nuestro cuerpo con los pensamientos que tenemos hacia nosotros mismos y nuestro entorno, y por esto propone experimentar el dar mensajes positivos a nuestro cuerpo e incluso en un vaso de agua impregnar nuestras intenciones positivas y beberlo cada mañana.


Suena algo loco ¿no? pero no perdemos nada con intentarlo. Y bueno, te traigo otra teoría diferente; pero, que plantea algo similar. Es la teoría de la logoterapia de Viktor Fankl, la cual propone que nuestra voluntad es nuestra motivación primaria y lo único que no nos puede ser arrebatado.


«Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino»


Teniendo en cuenta ambos planteamientos, podemos rescatar lo que tienen en común, y es que nuestros pensamientos y palabras hacia nosotros mismos nos afectan; pero, solo nosotros tenemos el poder de modificarlas, solo nuestra voluntad puede darnos la llave para transformar nuestra realidad. Claro que se requiere de un trabajo en conjunto y no por arte de magia todo cambiará, aunque considero que estas dos herramientas son pieza clave en cualquier plan o meta a corto, mediano o largo plazo, así como también la llave para transformar nuestra realidad y transformarnos a nosotros mismos.


En esta “nueva realidad” que vivimos actualmente hemos tenido que ir aprendiendo sobre la marcha como manejar la situación que nos absorbe y sobre la cual no tenemos elección alguna, lo que sí podemos elegir es como la vivimos, buscando lo positivo en las pequeñas cosas, esas chispas de esperanza o ilusión que se pueden encontrar en el caos y destrucción.


Aún rodeados de muerte, incertidumbre, dudas, desconfianza o dolor, podemos sentir más que eso, hay amor, esperanza, bondad, la maravilla de la vida, tenemos la oportunidad de agradecer cada día que seguimos aquí y apreciarlo como el tesoro que es. Se nos reafirma una vez más que no tenemos nada asegurado, ni siquiera el tiempo o el futuro, así que cómo elegimos vivir cada día en esa pandemia, es la elección del resto de nuestras vidas, solo por hoy, solo por este momento, porque no sabemos si es lo único que nos queda.


Así que, solo por hoy, haz algo diferente, haz lo que te gusta, ponte esa ropa, manda el mensaje, di algo lindo frente al espejo, atrévete a vivir este momento como el único que hay y que nadie te robe tu libertad.


Referencias:

Emoto, M. (2002). Los mensajes del agua. Barcelona, España : La liebre de marzo.

Frankl, V. (2015). El hombre en busca de sentido . México: Herder.


Por: Mariana Aguilera Mendoza

Guerrera de Marca en Dédalo México, Estudiante de medicina en la Escuela libre de Homeopatía de México. Buscando el equilibrio entre lo que se quiere, lo que se hace y cómo se hace.



20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo