La diferencia entre capricho y necesidad y porqué es importante identificarla

Actualizado: oct 16


Es muy importante que le ayudes a tus hijos a diferenciar una de la otra, ésto te traerá beneficios a ti y a ellos.

“Lo quiero” y “lo necesito” son dos palabras que escucharás en muchas ocasiones con tus hijos, desde su infancia hasta su pubertad y juventud. Tienen un talento especial para hacer de un pequeño dulce o una playera de marca, algo de vida o muerte. Muchas veces los juzgamos como caprichosos, cuando en realidad somos nosotros quienes no les hemos enseñado a distinguir entre lo necesario y lo prescindible.


Es importante que, como parte esencial de su educación, le enseñes a tus hijos a distinguir entre una y otra, esto no solo te ayudará en su etapa infantil, sino que a largo plazo les ayudará a mejorar su forma de pensar, analizar y desenvolverse en la vida.


Pero, ¿Qué podemos hacer para enseñarles a diferenciar entre una y otra?


  • Cada vez que tus hijos te pidan algo que consideres un capricho, pídeles que lo escriban en una lista de “Cosas que quiero y no puedo tener ahora”, motivalo a que anote en su lista cada vez que surjan esta clase de deseos, y coméntale que si ahorra, cuando tenga el suficiente dinero ahorrado lo podrá comprar, o que quizá podría ser algún regalo para su cumpleaños o navidad. Es posible que con el paso del tiempo el interés disminuya o se vaya por completo, es aquí donde podrías aprovechar y explicar la diferencia entre capricho o deseo y necesidad.


  • Explícale, en términos que pueda entender de acuerdo a su edad, la diferencia entre uno y otro, puede ser con ejemplos como: “El aire que respiramos es algo importante y necesario para nosotros, porque si no respiramos, no podemos vivir, en cambio, ese juego puede esperar un poco más, porque no lo necesitas forzosamente en este momento para vivir”.


  • De acuerdo con el ejemplo anterior, y para que pueda aprender a diferenciar la necesidad del deseo, puedes hacer en compañía de tu hijo, dos listas, una de las cosas que él considera necesidad y otra con aquellas que son un deseo o un capricho. Hazle preguntas para que el mismo reflexione y, con el criterio anterior, las ponga en la lista. pueden ser preguntas como: ¿Tener una casa en Importante? ¿Lo que comes en el desayuno importa? ¿Ese videojuego en que lista puede entrar? ¿El apoyo de tu familia en cuál de las dos la pones?.


  • Dale ejemplos cotidianos que él entienda, quizás podrías dejarlo ayudarte a hacer la lista del super, la lista de preparativos para una fiesta, o su lista de útiles u horario de la escuela, y mientras la van realizando, que te vaya comentando que él considera que es lo necesario para cada situación, mientras le explicas por qué sí o por qué no. Esto le ayudará a razonar y entender, a través de la experiencia, un poco más de los conceptos de necesidad y deseo.


  • Cuando llegue, o si ya está, en la edad en que lo dejes manejar su dinero, puedes enseñarle el valor de ganarlo, brindándole algún trabajo extra o mandado y recompensando su esfuerzo. También puedes ayudarlo a que sepa administrar su dinero, utilizando un par de recipientes, puedes enseñarle a separar su dinero dependiendo cuál es dinero es el que va a ahorrar y cuál el que puede gastar y que lo coloque en el recipiente según corresponda. De está manera, muy visualmente, tu hijo comenzará a distinguir entre la necesidad y el capricho, estableciendo prioridades y actuando en consecuencia a ellas.

Te puede interesar: Como juegas vives: de la fantasía al aprendizaje


Una vez que tu hijo entiende la diferencia entre capricho y necesidad, puedes platicar con él haciendo preguntas que le ayuden a reflexionar sobre la característica de esa necesidad. Asegúrate de encontrar un buen momento para hablar con ellos, ya que en medio de un berrinche, será difícil hacerlo. Algunas preguntas que le puedes hacer, son:


  • ¿Crees que esto lo necesitas o es un capricho?

  • ¿Por qué lo crees?

  • ¿Por qué lo quieres?

  • ¿Qué ocurriría si no pudieras tenerlo?

  • ¿Cómo afectaría esto a tu vida?

  • ¿Afectaría a más personas?

  • ¿Qué es lo peor que podría ocurrir si no lo consiguieras? ¿Eso es tan importante?

  • ¿Cómo te sentirías?

  • Si no pudieras tenerlo ahora, ¿crees que lo seguirías queriendo dentro de tres meses?


El hecho de hacerlos distinguir entre estas dos cosas va más allá de un tema educativo o de valores, también es un tema cognitivo, relacionado con la capacidad de regular el propio comportamiento y el logro de objetivos.


Es importante que aprenda a:


  • Prescindir (tarde o temprano tendrán que prescindir de cosas, incluso personas, mascotas, hábitos…)

  • Regular su comportamiento

  • Planificar para lograr objetivos

  • Distinguir características relevantes de las que no lo son

  • Aplazar recompensas

  • Manejar la frustración

  • Valorar lo que tienen

  • Entender la relación entre trabajar/ganar dinero y gastarlo (ya sea de sus padres o de ellos mismos)

  • Priorizar necesidades


Ayudándolos a hacer esta diferenciación, a mediano y largo plazo les ayudará a tener un razonamiento lógico, pensamiento hipotético, categorización, comunicación efectiva, conducta controlada, entre otras habilidades. Y así podrá tomar decisiones en su vida basadas en la reflexión y no en impulsos.


Ve también: Consejos para ayudar a tus hijos en la escuela



Fuente:

Elena Roger Gamir - Cuatro consejos y diez preguntas para enseñar a tu hijo a distinguir necesidad y capricho

Por: Ricardo Colin

Guerrero de Marca en Dédalo México, Comunicólogo por la FES Acatlán de la UNAM. Interesado en temas sociales, actuales y artículos de apoyo.


#capricho #necesidad #padres #hijos

Dédalo México@ 2020