¿En realidad tienes hambre, o solo estás aburrido?

Tal vez te ha pasado, que cada que vas a comer tardas horas en decidir que será, ya sea por que quieres algo mas saludable o “fit” y que al final no te deje con culpa o simplemente por que no sabes exactamente de tienes “antojo” o también ahora con la actual pandemia que estamos viviendo, puede que te haya pasado que comes todo el día o se te antojan mas cosas que probablemente antes no se te antojaban, pero en realidad... ¿Crees que esto sea hambre? Hambre estomacal de esas que suenan las tripas, pues déjame decirte que probablemente no, y que lo más probable es que te estés comiendo tus emociones.


Es por eso que quiero contarte un poco mas sobre el hambre emocional y como aprender a identificarla, mas adelante te dejo algunos tips para mejorar tu relación con la comida y poder distinguir entre hambre estomacal y emocional.

Desde que nacemos, la comida y la sensación de hambre nos acompaña, esta nos indica que necesitamos ingerir comida para que nuestro cuerpo siga funcionando, son los alimentos los que determinan nuestra salud en general, nacemos con este instinto, sabemos cuando tenemos hambre y cuando no, pero a lo largo de nuestra vida esto se va relacionando y canalizando con nuestras emociones y se puede llegar a complicar un poco y es ahí donde este impulso instintivo se da para combatir estas emociones.

Además de que relacionamos la comida con eventos familiares y sociales, y si te pones a analizar, siempre que vas a salir o cambiar la rutina, piensas en comida, ya que va de la mano para socializar y celebrar.

Todos comemos de forma emocional, las emociones nos acompañan todo el tiempo, son parte de nuestra vida diaria, pero te preguntarás y

¿Qué son las emociones?

Una emoción es una reacción psicofisiológica, es decir de la mente y el cuerpo, que se genera frente a cambios que se producen alrededor de nosotros y dependiendo de nuestras experiencias y la manera en la que fuimos educados reaccionaremos de una manera. Pueden existir muchos tipos de emociones, las 6 emociones básicas que conocemos son el enojo, la tristeza, miedo, la sorpresa, el asco y la alegría.

Por esta razones, yo te pregunto, ¿Crees que tu relación con la comida es buena? ¿Sabes diferenciar entre hambre emocional y hambre estomacal? ¿Comes algo en específico cuando tienes miedo?

Hambre física o estomacal:

El hambre estomacal es la que llega por una reacción fisiológica necesaria. Con el estómago vacío se produce una hormona (grelina) que le indica al cerebro, (llega al hipotálamo) que tenemos hambre y necesitamos energía para seguir funcionando, glucosa, es decir “azúcar”. Es cuando sentimos y decimos: “me están gritando los intestinos”.


También es importante conocer y entender el término de “saciedad” que es el tiempo que pasas entre una comida y otra sin sentir hambre y la sensación es cuando nos sentimos satisfechos sin sentir alguna incomodidad.


También te puede interesar: ¿Sabes cómo influye el deporte en el rendimiento académico?


El hambre emocional:

Es la conducta de comer como respuesta a estados afectivos, estado en el que comes sin tener hambre real. Se puede identificar como una sensación de “vacío'' o “dolor” en el estómago y normalmente se caracteriza por requerir algún alimento en específico y que puede aparecer repentinamente.


Cuando se nos antoja algo, esa sensación subjetiva nos motiva a seleccionar los alimentos que deseamos comer, y puede ser influenciado por aspectos psicológicos y sociales.

Puede que, a la hora de la comida, tengas ganas de comer algo en especial, por su sabor, textura y sensación de placer que produce. (Ejemplo: la sensación de un brownie).

Muchas veces nuestra alimentación puede llegar a ser de manera emocional, nos dejamos llevar por lo que sentimos y tratamos de canalizar esa emoción por medio de los alimentos, ya sea restringiéndonos o caso contrario, consumiendo algún alimento en exceso. Algunas veces esto puede llegar a ser normal, y a todos nos pasa, pero se puede volver algún problema más grave a largo plazo o podemos detectar que en realidad nuestra relación con la comida no es tan buena como pensamos.


Más acerca de esto: La magia de detonar curiosidad


Detectar si tu relación con la comida no es buena cuando:

1. Nos sentimos mal, y nuestro primer pensamiento es comer.

2. Nos sentimos superiores a otras personas cuando optamos por no comprar comida dentro de una tienda mientras que los demás si, o decidimos comprar algún alimento “light” a diferencia de los demás, lo cual nos hace sentir superiores al resto, con poder.

3. Siempre estoy pensando cuál será mi siguiente comida.

4. Cada vez que como, estoy pensando en la caloría que puede llegar a tener el alimento.

5. Cuando consumo “antojitos” o comida “no saludable” solo estoy pensando en que al siguiente día haré más ejercicio para gastarlo.

Es importante pensar y analizar cuál es la razón por la que estás comiendo, y poco a poco ir identificando si lo que sientes es hambre real o no. Tampoco te digo que el hambre emocional es mala, no, no lo es, simplemente es importante aprender a diferenciarlas y ser consciente de lo que consumimos y sentimos.

A continuación te dejo 6 tips para mejorar tu relación con la comida:

1. Empieza por evitar las distracciones de cualquier tipo mientras comemos

2. Podemos agradecer en silencio.

3. Debemos de aprender a identificar nuestras emociones, por lo que algunas veces hay que parar y tratar de identificar que estamos sintiendo justo en ese momento.

4. Busca alternativas para canalizar estas emociones, como:

i. caminar, pintar o escribir, busca distraerte por medio de otro tipo de actividades donde puedas escucharte a ti mismo.

5. Come con tranquilidad, sin prisas, sintiendo la textura y saboreando cada mordida que das.

6. Evita la publicidad o información en redes sociales.

No te preocupes si alguna vez se te antoja algún tipo de alimento, esto no significa que seas débil, la alimentación no se basa en valentía, una mala relación con la comida puede dañar nuestra salud mental, es por eso que te invito a escuchar y analizar qué es lo que sientes antes de comer e identificar si tu hambre es emocional o estomacal para así mejorar tus hábitos, tu estilo de vida y el control de tus emociones.

“Come cuando te apetezca, para cuando estés lleno y no pagues los desamores o el estrés con un atracón.”


Fuentes:

- Hambre fisiológica y hambre emocional ¿Cómo se diferencian?. (2018). Retrieved 8 October 2020

- Tabuenca, E. (2018). Hambre emocional: ¿qué es y cómo reducirlo?. Retrieved 8 October 2020

- ¿Sabes identificar cuándo tienes hambre?. (2012). Retrieved 8 October 2020

- Qué es la alimentación intuitiva y cómo aplicarla en tu vida diaria - BBC News Mundo. (2019). Retrieved 8 October 2020

- Matos, J. (2017). Emociones: ¿Qué son las emociones? ¿Para qué sirven?. Retrieved 8 October 2020


Por: Karen Soltero Carrera

Maga del programa deportivo en Dédalo México. Estudiante de Nutrición en Universidad Tecmilenio campus Chihuahua. Creo que todos tenemos algo que aportar y dejar al mundo. Buscando siempre la manera de compartir un poco de mi conocimiento a los demás.




16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Dédalo México@ 2021