Aprender a decir “NO”, pesadilla de muchos

Saber decir “no” y establecer límites: no es tarea fácil, pero es muy necesario para sentirnos bien con nosotros mismos y con los demás , hoy te traigo algunos tips de comunicación para aprender a decir No, o poner límites en tu día a día.


Es muy importante detectar las problemáticas y aprender a reflexionar sobre aquellas situaciones en las que hemos dicho que “si” cuando hubiéramos preferido decir que “no”, o situaciones en las que consideramos que deberíamos haber puesto límites. Debemos acompañar nuestra conducta verbal con una buena comunicación no verbal: un tono de voz claro, firme, postura erguida, mirar a los ojos, una expresión amable, etc (puedes ensayar esto frente a un espejo, te ayudará muchísimo).


Se define como “Asertividad'' la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento" por ello debemos atrevernos a mostrar nuestros deseos de la mejor manera posible para que no haya algún malentendido, la clave está en ti, el permitir que te digan qué o no hacer está en ti, pero es muy importante que sepas tomar decisiones sin temer por el qué dirán, recuerda que primero estas tú, no dejes influenciarte por malas opiniones o ideas que no sean enriquecedoras para tu vida, busca siempre la mejor salida de ello, ser asertivo con lo que deseas será la clave principal para que puedas ir hacia adelante.


En muchas ocasiones es muy difícil poner límites o decir que no queremos hacer algo por ello; La asertividad elemental trata de explicar nuestra postura de forma sencilla, directa, dando una breve explicación del por qué de nuestro NO (pero sin extendernos demasiado).


La asertividad empática: se trata de ponernos primero en el punto de vista del otro, validar sus argumentos y el cómo se siente, para luego exponer nuestro punto de vista. Podemos finalizar con un mensaje positivo o una sugerencia.


El Banco de Niebla: Aquí la estrategia puede ser útil ante insistencias, cuando ya hemos probado otra estrategia, o cuando la persona nos presiona de forma muy explícita. Se trata de dar una parte de razón al argumento de la otra persona pero manteniéndonos en nuestra postura.


El aplazamiento asertivo: Esta técnica es útil cuando nos sentimos sobrepasados o muy ansiosos por la situación y no podemos decidir con claridad. En este caso es mejor postergar nuestra respuesta hasta que nos sintamos más tranquilos y podamos decidir concretamente.


Espero que esto te funcione y lo pongas en práctica, recuerda que es muy importante ir ejercitando el decir que NO, una forma de hacerlo es reescribiendo diversas situaciones y visualizando cómo responderíamos diciendo que No de forma asertiva, reflexiona antes de dar una respuesta, evitando un “SI” inmediato, cuanto más practiques, más presente tendrás otras opciones de respuesta en situaciones similares.


Fuentes:

- Aguilar, E. (1987). Asertividad: cómo ser tú mismo sin culpas. México: Pax.


Por: Soledad González Marcos