• Dédalo Redacción

El papel de las madres en la educación contemporánea

Actualizado: mar 13


En la actualidad muchas madres lleven a cabo un trabajo doble, la educación de los hijos y un puesto de trabajo fijo.


A partir de las reformas sociales que surgen en la era democrática, las mujeres han tenido una mayor oportunidad para acceder a derechos que anteriormente eran exclusivos de los hombres como el voto, la libertad sexual, el trabajo y sobre todo la educación.


Esto ha ocasionado que las estructuras familiares preexistentes se modifiquen, y que en la actualidad muchas madres lleven a cabo un trabajo doble, a la vez que tienen la responsabilidad del hogar y la educación de los hijos también tienen un puesto de trabajo fijo. La mayor parte de las veces esto no es reconocido por las familias y a sociedad, lo que ocasiona una desigualdad de género poco reconocida.


La estructura tradicional de la familia pone al padre como el que sale al mundo para brindar sustento y tener relaciones sociales, mientras que la madre se queda en el hogar haciendo labores domésticos y cuidando de los hijos.


Ve: ¿Cómo acompañar a nuestros hijos a través de la adolescencia?



Este modelo choca con la realidad en muchos sentidos: primero, esta concepción toma en cuenta que solo el padre trabaja lo cual es falso en el caso de familias trabajadoras donde la madre y los hijos también se ven obligados a laborar para tener un sustento suficiente; y en segundo lugar también minimiza el labor realizado por la madre, los labores domésticos realizados por mujeres no son económicamente remunerados y la educación es supuestamente llevada a cabo por los padres, pero son las madres las que realizan la mayor parte de esta labor.


A lo anterior podemos sumar la situación de madres solteras y/o trabajadoras, y podemos estar seguros que los esquemas de la familia tradicional tienen un efecto contraproducente en la forma en que planeamos la educación y, por lo tanto, necesitan ser repensados.


Sin duda, el deseo de las madres es que sus hijos reciban una educación que les permita mejorar sus expectativas para el futuro, por esta razón es importante replantear la forma en que pensamos los roles en la educación.


En primera instancia, debemos de seguir promoviendo que las mujeres tengan completo acceso a la educación, esto se logrará con la implementación de políticas de equidad de género y apoyo a mujeres en situación de vulnerabilidad, pero también con el paro a prácticas violentas que impidan el acceso a la educación a mujeres o que la estigmaticen por tener un nivel educativo alto, valorando el trabajo doméstico como un trabajo de tiempo completo que requiere de muchas habilidades y que es necesario estar preparadas para llevarlo a cabo y merece una verdadera remuneración.


Te recomendamos: La importancia de la empatía


La implicación de las mujeres en la educación de sus hijos, como en su propia educación es de vital importancia para que las sociedades logren abolir los efectos negativos de las prácticas arcaicas androcentrismo. Lograr un cambio en los paradigmas educativos es posible si en el entorno familiar cooperamos para que las responsabilidades no caigan en roles definidos sin previa reflexión, sino que abrimos el diálogo a los sentires y situaciones de todos los integrantes de la familia.



Fuentes:

Gloria Arenas - Las madres en la educación, una voz siempre presente pero ¿reconocida?


Por: Andrés González

Investigador de Magia en Dédalo México, estudió filosofía en el Claustro de Sor Juana, está interesado en conocer nuevas pedagogías que respondan a las problemáticas contemporáneas.


#Madres #hijos #mamá #hijo #educación #roles

Dédalo México@ 2020